restaurantecachito-slide-protagonista-ociomagazine-alicante.jpg

Noelia y Lidia del Restaurante Cachito: cuatro generaciones de tradición cocinada a la leña

Visitamos a Noelia Pascual (jefa de cocina) y Lidia Pascual (jefa de sala) en el Restaurante Cachito, en pleno campo de Elche. Era la hora de los almuerzos y el bar tenía la vida propia de esa hora y esa clientela. "Algunos de estos clientes nos conocen desde que nacimos" confiesa Lidia detrás de la barra. Noelia nos lleva al jardín a través de un reservado y un gran comedor -este lugar es bastante amplio-. Nos sentamos junto a la zona infantil y aparecen José Antonio y Nati, los padres de estas chicas con tanto potencial. Allí, junto al jardín, nos empiezan a hablar de los orígenes del restaurante, una historia familiar de cuatro generaciones que se remonta a 1935 y que cuenta cómo evoluciona una posada de camino comercial en un restaurante de comida tradicional afamado por sus arroces realizados íntegramente a la leña.

Nati, José Antonio, Noelia y Lidia son el vivo ejemplo de cómo una familia y su negocio evoluciona con los años adaptándose a las situaciones de cada momento. Quizá el trozo del pastel más complicado les haya tocado ahora a la cuarta generación (Noelia y Lidia), por la proliferación de restaurantes y locales de hostelería. Pero ellas lo tienen claro: con una buena base de tradición y con dosis extra de trabajo y cariño pueden conseguirlo. Así se levantan cada día, concienzadas de la responsabilidad que supone sacar adelante el restaurante que lleva el apodo de su bisabuelo materno -Cachito-, y motivadas por las nuevas oportunidades que se les presentan en el camino. Aquí os dejamos su entrevista.

 

__________________________________________________________

Nati, cuéntanos la historia del Restaurante Cachito: Este negocio lo empezaron mis abuelos maternos en 1935. Ellos tenían aquí una posada y venía la gente del campo a traer su producto, luego llegaba la gente con sus carros y se llevaban el producto para comercializarlo en sus pueblos. En ocasiones hacían noche aquí y mi abuela les daba de cenar. Otras veces, para amenizar las jornadas, hacían bailes y venía un hombre a tocar el acordeón. Se acercaban las gentes del pueblo a bailar, se preparaban aperitivos, se servía vino y así disfrutaban. 

 

 

Digamos que era como un mercado en medio del campo de Elche que abastecía a los lugareños y viajeros ¿verdad?: Sí, así es. Más adelante, cuando mi madre era pequeñita, mi abuela empezó a comercializar carne, se mataban a los animales y mi madre se encargaba de ir vendiéndola por los pueblos y por Elche en bicicleta.

Entonces ¿estamos hablando de un comercio y de una carnicería?: Sí, exacto, todo esto empezó así. La tienda empezó a crecer, había de todo, era en la época en la que no había supermercados por lo que se acercaba bastante gente por aquí. Y también estaba la carnicería. El negocio marchaba muy bien. En 1961 se encargó mi madre de todo y poco a poco empezó a ver la necesidad de hacer algo más, así que pusieron una barrita en la tienda.

Y con esa primera barrita es cuando empieza realmente el servicio de hostelería: Sí, por aquel entonces mi hermana y yo ya estábamos por ahí ayudando a mis padres, éramos bien pequeñas. Y esa barrita fue como la primera ampliación, la primera obra de muchas más.

 

 

¿Cuándo se da el paso a la oferta gastronómica actual, José Antonio?: Fue todo evolucionando poco a poco según nos reclamaban los clientes. El negocio de la tienda y la carnicería funcionaba muy bien y también venía mucha gente del campo a almorzar. Entonces empezaron a aparecer los supermercados, te hablo de los años 60, y la tienda empezó a decaer. Vimos que lo que empezaba a tener futuro era el tema de bar.

Y entonces volvísteis a ampliar el local: Efectivamente, lo tiramos prácticamente todo, cambiamos la distribución, arreglamos la tienda, la carnicería y los comedores. Hicimos la cocina en condiciones y así pudimos empezar a servir cada vez más comidas. La gente empezó a conocernos cada vez más. Los empleados de las fábricas de por aquí venían asiduamente, esto se llenaba de gente. Entonces nos dimos cuenta de que ya no dábamos a basto con todo y fue cuando decidimos cerrar la tienda. La carnicería se quedó para abastecimiento de nuestra cocina.

 

 

¿Mantenéis la licencia de carnicería entonces?: Sí, gracias a esa licencia podemos comprar los corderos bien tiernos, elegirlos directamente de un ganadero de aquí cerca. Lo matan en el matadero y nosotros lo despedazamos. Más natural y fresco imposible.

 

 

Noelia, por estos tiempos tú ya estabas aquí dando tus primeros pasitos ¿verdad?:(risas), yo tengo el recuerdo vivo de llegar del colegio, hacer los deberes en una salita y salir a la tienda a ayudar con lo que fuese. Vendía las chuches a los niños, le ponía el pan a las señoras, lo que hiciese falta. También me acuerdo de ayudar a mi madre detrás de la barra.

Y supongo que ya te colabas en la cocina: Sí claro, en la cocina estaba mi abuela y las cocineras del campo que la ayudaban. Yo me fijaba en ellas, me enseñaban a hacer las albóndigas, los pucheros... Mi madre también ayudaba cuando podía porque tanto ella como mi padre trabajaban en el calzado.

Y esa es tu gran base de cocina tradicional ¿verdad Noelia?: Sí, las recetas de los platos de ahora son de mi abuela: guisado de bacalao, lentejas con verduras, olla viuda (o podrida)... Son platos que hacían las gentes del campo. También hacían los arroces a la leña al estilo tradicional, el arroz con costra típico, todo lo estamos manteniendo.

Me di cuenta de que esto me gustaba de verdad, me formé en Santa Pola y en Alicante, tengo un Master de Gestión de Hostelería, trabajé aquí en todos los puestos posibles para aprender las funciones de cada lugar, así fui poco a poco haciéndome cargo de la cocina del restaurante. Con 21 o 22 años ya estaba al cargo. Mi padre José Antonio está en las brasas y yo en la cocina, entre todos sacamos el trabajo adelante.

 

¿Qué ha aportado Noelia a la cocina del Restaurante Cacchito?: Yo he aportado, sobre todo, la técnica. Ten en cuenta que la cocina de aquí es una cocina tradicinal que pasaba de madres a hijas. Yo, con mi formación, he ayudado a perfeccionarla ajustando los tiempos de cocción, por ejemplo. También a los platos tradicionales les he añadido mis toques personales y he incorporado nuevas opciones a la carta como el revuelto de gulas de huevos de corral con tomate seco y ajos tiernos, un bacalao con mermelada de pimiento, solomillo con salsa de ciruelas y lascas de foie...

 

 

¿Qué es lo más importante en tu cocina?: Lo más importante son esas recetas de mi abuela y mi madre, las cuales conservo como oro en paño, y la materia prima. Aquí nos abastecemos de gran cantidad de productos de nuestro campo. Mi padre cultiva muchísimas cosas y con eso es con lo que cocinamos. Producto de la tierra 100% natural, de temporada y del día. Es una cocina de Km0. Y de la carne ya sabes, al tener licencia de carnicería podemos elegir la mejor materia prima.

Me estoy dando cuenta de que la gente valora mucho la tradición y que es importante que gente joven como yo defienda las raíces de nuestra cocina. Queremos plasmar en nuestra cocina los orígenes de nuestra infancia. Una cocina basada en las huellas y en las raíces de lo que servían nuestros antepasados. “La cuina amb tradiciò” que nos caracteriza.

 

 

¿Ser la cuarta generación del Restaurante Cachito supone un peso y una responsabilidad difíciles de llevar?: No, no lo supone. Es un orgullo, ese nombre viene de mi bisuabuelo, lo defiendo con todas mis fuerzas. Quiero hacer todo lo posible para que a la gente le guste este lugar y siga viniendo.

Lidia, tú estás en sala, y también te has criado aquí, entre la clientela y los fogones: Sí, desde bien pequeña con mi "mini mocho" estaba yo por el bar, entre los clientes de toda la vida. Ayudaba como mi hermana en todo lo que podía a mis padres. Somos una familia muy trabajadora. Así que acabé los estudios y me puse con ellos. Me gusta mucho el trato con la gente y hay clientes que me tratan como a una hija, me he criado con ellos.

 

 

¿Cómo vive esa experiencia de hacerte a tí misma en el negocio familiar?: Tengo 26 años y soy la cara que el público ve todos los días. La sala, las reservas, los proveedores, los eventos... Todo lo gestiono yo. Estoy con mi madre en la barra y atendiendo a la gente también, he de decir que he marudado mucho aquí y aprendo cada día. Nosotros nos apoyamos mucho como familia y eso es importante.

Como persona realmente es gratificante cuando ves que las cosas salen bien y la gente te lo agradece. Hace poco terminamos la temporada de comuniones y fue un éxito. Hemos tenido muchísimas y ya hay reservas para el año que viene. Esta parte del negocio es muy importante para mi porque me encanta, he de reconocer que me involucro emocionalmente mucho pero porque quiero que salga perfecto. Recibir las felicitaciones de los clientes no tiene precio ninguno.

¿Cuáles son tus objetivos este tiempo que estás al frente con tu hermana?: Yo quiero potenciar el restaurante y hacer crecer el negocio. Estoy en contacto con asociaciones, con medios de comunicación, críticos y demás gente del gremio para dar a conocer el Restaurante lo máximo posible. Quiero mejorar el jardín para ofrecer eventos al aire libre más grandes de los que ya hacemos. Me encantaría poner carpas exteiores, fuentes y demás. Pero poco a poco, ahora hay mucho trabajo y ya han habido bastantes ampliaciones. Ahora necesitamos ahorrar para luego volver a invertir, como han hecho mis padres siempre.

Lidia y Noelia, sois jóvenes y luchadoras, tenéis unos objetivos claros con el Restaurante Cachito y parece que el camino es el correcto ¿verdad?: Sí, tenemos mucha ilusión las dos. Nos complementamos muy bien y es una suerte que cada una esté en una parte del negocio. Esta es una profesión muy dura, trabajamos todos los días pero la satisfacción es muy grande. Todo esto no hubiese sido posible sin la ayuda y el apoyo de nuestros padres.

Nati y José Antonio, como padres etsaréis orgullosos de que vuestras hijas se hagan cargo del negocio: Claro que sí, nosortos hemos invertido en el restaurante porque Noelia y Lidia iban encaminadas a continuar con la tradición, les gustaba y así lo transmitían. La idea de hacerlo más y más grande ha sido por ellas, y cada día va mejor. Nosotros somos muy conocidos como Bar Cachito pero con todo lo que ellas están moviendo queremos potenciar el restaurante ya que como tal llevamos menos tiempo pero poco a poco nos conocen más y más.


Noelia te tenemos que pedir una receta para finalizar: Pues te doy la de la olla viuda, también conocida como olla gitana o olla podrida. Este es un puchero que hacía la gente de campo con verduras y frutas por la época de San Juan. Los pudientes le añadian carne de cordero. Esta receta es de mi abuela y a mi madre le encanta.

 

 

Hay que echarle toda la verdura que tengas en ese momento: cardos, boniato, zanahoria, cebolla, a mi me gusta poner más boniato que patata ya que creo que combina mejor con la fruta. De fruta lleva las peras de San Juan, que son las peritas pequeñas, con manzanitas pequeñas que la pones sin partir.

Se hace un sofrito con el garbanzo, la cebolla, calabacín, tomate. Luego se pone agua y en crudo se mete calabaza, alcachofa, cardo. Se pone la fruta cuando falten unos 45 minutos. Lleva tres horas de coccion y está riquiísima.

También aquí os enseñamos cómo hacer el arroz con costra con la costrera y las brasas:

 

__________________________________________________________

En pleno campo de Elche encontramos un restaurante tradicional y familiar fundado en 1935 y regentado ya por la cuarta generación. Con un salón preparado para 140 comensales y un jardín que hará las delicias de los niños, Restaurante Cachito se alza como apuesta segura para todo tipo de eventos. Noelia (jefa de cocina) y Lidia (jefa de sala) ofrecen al visitante ricos arroces íntegramente elaborados a la leña y recetas de siempre adaptadas a los nuevos gustos como el caldo con pelotas, el guiso de bacalao y huevo y las chuletillas a la brasa. Una apuesta segura que no podemos dejar de recomendar.

 

Restaurante Cachito
Partida de Puçol 17
Elche
966 63 35 75
www.restaurantecachito.com

 

Artículo sobre:

Protagonistas

01-07-2015

Compartir

Facebook Twitter Whatsapp Whatsapp

Suscríbete

Y estarás al día de todas las novedades que ocurren en Alicante

Ocio Magazine
  • Aperturas de locales
  • Historias inspiradoras
  • Shopping local
  • Promociones
  • Y mucho más

He leído y acepto la política de privacidad para suscriptores

“Prometemos no ser intrusivas y solamente contarte cosas interesantes”